dimecres, 16 de novembre de 2011

Juego de versos

Millones y millones de poemas

Un libro homenaje al escritor francés Raymond Queneau hecho de páginas cortadas a tiras con un verso en cada una permite crear miles de combinaciones poéticas



"¿Cuántos poemas caben en un libro de poemas? Es difícil estimar la cifra, pero seguro que este es el libro de poemas que más poemas contiene: 10 elevado a 14 poemas, es decir, un uno seguido de 14 ceros, es decir, cien billones de poemas. Aún así, queda más bonito decir Cien mil millones de poemas (quitando tres ceros, dividiendo entre mil), y es así como ha titulado la editorial Demipage su homenaje al escritor francés Raymond Queneau y la celebración del 50 aniversario de su Cent mille milliards de poèmes, publicado en 1961, que contiene el mismo número de poemas, escritos por el propio Queneau.
El original de Queneau contenía 10 sonetos de 14 versos cada uno, pero (atención porque aquí está el truco) cada página venía troquelada, cortada a tiras con un verso en cada una, de modo que el lector podía juntar el primer verso de un soneto, con el segundo de otro, el tercero del de más allá, etcétera. De esas combinaciones sale tal cantidad lírica y astronómica. Aquí se ha hecho lo mismo, aunque en vez de traducir los versos originales del francés, se ha reunido para la ocasión a un selecto "elenco de ilustres sonetistas", en el que Jordi Doce marca la pauta con la primera composición y es seguido por Rafael Reig, Santiago Auserón, Javier Azpeitia, Julieta Valero o Vicente Molina Foix. Son versos alejandrinos (de 14 versos) divididos en dos hemistiquios de siete, en los que coincide la rima, lo que permite la sustitución de unos por otros manteniéndose la estructura del soneto. Pero además, el lector de a pie también puede ejercer de ilustre sonetista: la últimas catorce solapas, el último soneto, está en blanco esperando su inspiración..."

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Millones/millones/poemas/elpepucul/20111116elpepucul_2/Tes

Vuelo de versos perdidos y reencontrados. Jugar con los versos. Dejar que la forma deforme el fondo, o lo enriquezca o le de otro sentido. Palabras jugando a ser...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada