dijous, 14 de juny de 2012

Insectos venenosos



 Era grande, verde, sana. Llena de vida y albergando vida. Y un día, casi sin darnos cuenta, se introdujo en su alma un maldito insecto. La fue carcomiendo por dentro, envenenándola, robándole la vida, echando a la calle a cuanto pájaro se refugiaba en ella. Hasta dejarla convertida en algo que sólo arregla una sierra mecánica, cortando a ras de suelo...
Hablo de mi palmera y de mi país.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada