dimarts, 22 de novembre de 2011



...

Reconozco los rostros.
                                                No hurto el cuerpo.

Cierro los ojos para ver
y siento
que me apuñalan fría,
justamente,
con ese hierro viejo:
                                            la memoria.


A.G.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada