dijous, 15 de març de 2012

Passejada pel món de Barral

Fa dia de passejada avui... No m'esperava ningú a casa i l'olor de mar crida massa fort.





Senti com s'ensorra la sorra mullada sota els peus i notar la brisa marina a la cara és adictiu







 L'empremta del mar en totes les coses, en tots els cossos... cobrant penyora.




"La casa había sido construida en el último tercio del siglo pasado por un médico castellano que debía creer a pies juntillas en la talasoterapia y en la helioterapia, en la época en que se pusieron de moda. Era seguramente rico y con frondosa familia. Mis padres la compraron, mejor dicho, fue mi madre quien lo hizo, para instalarse durante el verano, en los años treinta, y la modificaron apenas. Desde que la heredé yo no había hecho más que algunos arreglos para hacerla habitable en las vacaciones de invierno. El actual edificio había sido levantado sobre los solares de tres o cuatro botigues de pescador, iguales a las pocas que sobrevivían en los alrededores, la de Barral, con su exótico balcón canario, unas cuantas puertas más a poniente, o la de Montse." (Penúltimos castigos. Carlos Barral)



A l'estiu no es pot passejar per Calafell. És intransitable, ple de turistes alemanys de cares de querubí alcohòlic. A l'hivern és quan encara es poden adivinar fantasmes de poble pescador i nostàlgies d'aquella època de divina i bohèmia intel·lectualitat.

                                           
 
Cave canem. Bohemi perillos. 






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada