divendres, 27 d’abril de 2012

Contra viento y mareada



Nunca me ha dado miedo avanzar con el viento en contra. Y notarlo en la cara la dejaba a veces cortada, otras la refrescaba, pero siempre era estimulante; siempre animaba a seguir.
Cuando está en juego lo básico se pierde perspectiva y se entra en una dinámica cada vez más difícil de superar. Y cuesta cada vez más ir contracorriente, con todo en contra. Si se pierden las ganas de apoyarse en la música, en la poesía, en la belleza, en todo aquello de lo que sacábamos fuerzas, llega un momento en que quedamos al antojo del viento, como hojas secas, muertas, sin alma. Intento no perder todo contacto. Por todos los diablos que lo intento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada