dilluns, 9 de gener de 2012




...

Y casi
nos bastaba un ligero contacto,
un distraído cogerte por los hombros
y sentir tu cabeza abandonada,
mientras alrededor se hacía triste
y allá en tierra, en la penumbra
parpadeaban las primeras luces.

C.B.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada