dimecres, 8 de febrer de 2012





...
Mi ensueño que se complace en martirizarme
se embriagaba sabiamente con el perfume de tristeza
Que incluso sin pena y sin disgusto deja
el recoger de su sueño al corazón que lo ha acogido.


...

S.M.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada