dijous, 25 d’octubre de 2012





...
sabes que estoy contigo
aunque no te vea
ni tome desayuno en tu mesa
ni mi cabeza amanezca en tu pecho
como un niño con frío,
y eso no necesita escribirse.


G.R.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada